La presidenta Rousseff cede a la presión de la calle y ya estudia cómo aumentar el gasto social en Brasil

La presidenta Rousseff cede a la presión de la calle y ya estudia cómo aumentar el gasto social en Brasil

01/07/2013

No gustó en el seno de la FIFA la decisión de Dilma Rousseff de no acudir a la final de la Copa Confederaciones en el mítico estadio de Maracaná. Pero, desplantes al margen, la temperatura de la calle y el amor propio de la presidenta, poco acostumbrada a las hostilidades de sus ciudadanos, no aconsejaban una exposición para la galería que pudiera terminar con las vergüenzas de la presidenta ondeando al son de las protestas. Toca calmar los ánimos, limar asperezas con el pueblo, sentar las bases para que el año que viene, durante la celebración del Mundial, el país no vuelva a ponerse en evidencia. Brasil, el país del fútbol, se alza contra la FIFA.

Fuente: El Economista. Leer noticia aquí

Foto: INCOTRANS - International Business Advisors ©